Economía

Hacienda abre la puerta a una reforma fiscal tras las elecciones de junio

Herrera, tras una conversación con EL PAÍS, el año pasado.
Herrera, tras una conversación con EL PAÍS, el año pasado.Gladys Serrano
 

Primero fue la ralentización de la economía. Después la pandemia de coronavirus y un impacto devastador que en 2020 postró la economía mexicana con un desplome del 8,5% . A pesar de ello, Andrés Manuel López Obrador descartó de plano modificar la arquitectura fiscal del país. Se lo pidieron los empresarios y voces del sector financiero, pero el presidente desechó en varias ocasiones la posibilidad de acometer cambios tributarios y subidas de impuestos. Hasta llegó a frenar a una parte de su propio equipo, más favorable a evaluar una revisión del sistema. Ahora, llegado el momento de acelerar una salida de la emergencia derivada de la covid-19, su Gobierno se ha abierto a estudiar si se dan las condiciones para una reforma tributaria. Aun así, lo hará después de las elecciones que el 6 de junio renovarán la Cámara de Diputados y a los gobernadores de 15 de las 32 entidades federativas.

Así lo aseguró este jueves a Reuters el secretario de Hacienda, Arturo Herrera, coincidiendo con la inauguración de la 84ª Convención Bancaria. “Justo después de las elecciones tendremos que evaluar juntos, todos nosotros, cuál es el contexto y si las condiciones nos permiten proponer cambios en la estructura tributaria del país”, declaró el secretario a la agencia. Estas palabras suponen un giro con respecto a lo defendido hasta hoy por el Ejecutivo, aunque todavía son una declaración de intenciones a medias. También son un reconocimiento de que el clima político no favorece en estos momentos un debate sereno. Los próximos tres meses estarán marcados por una pugna política sin cuartel en unos comicios que elegirán a cerca de 2.000 cargos públicos. “Estamos entrando en un proceso electoral que será muy competitivo”, manifestó Herrera. “Y eso probablemente nos impedirá tener una discusión abierta sobre este proceso”.

En cualquier caso, estas declaraciones cambian las expectativas y el horizonte a mediano plazo, a la espera de un posicionamiento de López Obrador, que este viernes clausura la convención de la banca mexicana. El propio secretario de Hacienda hiló ante los representantes del sector un discurso optimista centrado en la recuperación económica. Dibujó un escenario en el que las entidades financieras, en colaboración con las instituciones, deben actuar como impulsoras del desarrollo. “Este va a ser un año mucho mejor de lo que estábamos pensando”, llegó a afirmar. Las autoridades ya han mejorado sus previsiones para 2021 hasta un 5%.

Te puede interesar:  La Casa Blanca vincula sus órdenes de vacunación con el repunte económico

Herrera vinculó el crecimiento a la campaña de vacunación masiva. “En septiembre del año pasado estábamos todavía en una incertidumbre importante. Como los bancos, hicimos un manejo de riesgos, teníamos que comprar más vacunas de las que necesitábamos y hacer contratos con distintas farmacéuticas, eso es que tenemos más vacunas contratadas de las que podemos necesitar, lo que pasa es que necesitamos que lleguen más rápido”, concedió. En México se han aplicado casi 3 millones de vacunas a más de 2,3 millones de habitantes. La primera se administró el día de Nochebuena de 2020, mucho antes que la mayoría de los países de la región, aunque después la recepción de las dosis se estancó.

Todo depende, en última instancia, del combate contra la pandemia, que ha dejado casi 200.000 muertos en el país. La Convención Bancaria de 2020 fue el último acto público masivo que se celebró -en Acapulco, según la tradición- de forma presencial. En esta edición solo subieron al estrado, en Ciudad de México, Herrera, su número dos Gabriel Yorio González, Luis Niño de Rivera, presidente saliente de la Asociación de Bancos de México; Juan Pablo Graf Noriega, presidente de la Comisión Nacional Bancaria y de Valores; y Alejandro Díaz de León, gobernador del Banco de México. Este último advirtió contra la tentación, aplicada la pasada década por países emergentes y Gobiernos latinoamericanos en tiempos de crisis, de aumentar la circulación de dinero “a fin de incrementar la capacidad de gasto”. “Este uso equívoco de las facultades de emisión del Banco Central es una de las fuentes más frecuentes de inflación, así como de la generación de crisis económicas con graves secuelas sociales. Estas resultaron especialmente adversas en las economías emergentes”, avisó Díaz de León.

Te puede interesar:  El banco malo aflora un patrimonio negativo de 10.500 millones en 2020

Además de este tipo de mensajes indirectos al poder político, el cónclave dirigió en esta edición su foco hacia la igualdad de oportunidades. En el primer panel de la convención, dedicado a las mujeres en la banca, la digitalización y el Impacto de la pandemia, Ana Botín, presidenta del Santander, la exgobernadora de la Reserva Federal de Estados Unidos Elizabeth Duke y la Galia Borja Gómez, subgobernadora del Banco de México, debatieron sobre los desafíos del sector. Botín destacó que “la mejor manera de ayudar a las mujeres es ayudar a que la economía se recupere”. Y en su opinión, una de las prioridades debe ser el apoyo a las pequeñas y medianas empresas, sobre todo a través de colaboraciones público-privadas.

En México operan 49 bancos, pero solo el Santander tiene una mujer, Laura Diez Barroso, al frente del Consejo de Administración. Diana Álvarez Maury es directora general del Banco del Bienestar y Margarita de la Cabada es vicepresidenta de Normatividad de la Comisión Nacional Bancaria y de Valores. Las tres directivas suscribieron una carta compromiso entre la Secretaría de Hacienda y la Asociación de Bancos de México como “mecanismo voluntario para reducir las brechas de género en el sistema financiero”. El documento, según informó ese departamento, “plasma la intención conjunta del Gobierno de México y la ABM de lograr un sector financiero con una mayor representación de la mujer”. Aunque la carta no fija unas cuotas de género, promete “establecer mecanismos que promuevan la presencia de mujeres en puestos de toma de decisión entre instituciones de crédito” y “promover productos y servicios financieros con perspectiva de género e inclusión financiera”.

Suscríbase aquí a la newsletter de EL PAÍS México y reciba todas las claves informativas de la actualidad de este país

Este contenido fue publicado originalmente en: Link