Empresas

Mujeres en la maquila, un fuerte impacto en el empleo ante la pandemia de Covid-19

Foto EE: Archivo

 

La pandemia de Covid-19 sigue afectando de manera progresiva la vida de las trabajadoras en distintos ámbitos; el sector de la maquila es un claro ejemplo de las condiciones precarias del empleo, en donde el salario y las jornadas laborales no terminan por tomar su ritmo; sobre todo porque uno de los principales problemas es la situación económica y la carga de los cuidados.

Así lo dio a conocer Blanca Velázquez Díaz, autora del estudio “Las trabajadoras de la maquila ante el COVID-19: testimonios de su dura realidad”, en donde da a conocer los testimonios de las mujeres que tuvieron que irse a su casa, no a hacer home office, sino a esperar que las empresas volviera a llamarlas a un empleo.

Para la especialista las modificaciones a la Ley Federal del Trabajo y la inclusión de un capítulo laboral en el T-MEC, “aún está muy lejano”, porque la mayoría de las trabajadoras desconoce los derechos que les da la ley, como es el caso de contar con mejores salarios.

De acuerdo con Aleida Hernández, especialista laboral, hay un fuerte compromiso del gobierno mexicano para eliminar la discriminación de las mujeres en materia de empleo y/o ocupación; “los Estados (México, Estados Unidos y Canadá) tendrán que garantizar a las mujeres trabajadoras el derecho a la no discriminación, esto es, que las condiciones de empleo y ocupación no existan distinciones, exclusiones p preferencias  que anulen su derecho a las mismas oportunidades y trato”.

En el sector de la maquila, las mayores afectaciones por la pandemia han sido los despidos injustificados además de que una de las mayores preocupaciones de las y los trabajadores es cómo generar ingresos inmediatos y de largo plazo, ya que la situación actual del empleo se vislumbra cada vez más difícil.

“La salud mental y emocional de las trabajadoras parece ser una constante que viven, especialmente por los bajos recursos económicos y sacar adelante a sus familias, a lo que se suma el temor que sienten por la exposición al contagio de Covid-19 al salir a buscar ingresos, son riesgos inminentes en el transporte público, en los centros de trabajo no se descartan los riesgos y no existe hasta ahora, ninguna seguridad».

A lo anterior, agregó, se suma a esta situación la doble y triple jornada laboral. La escuela en casa de sus hijos e hijas menores de edad, les está generando muchas más horas de trabajo y estrés permanente. Un trabajo invisibilizado, no reconocido y no retribuido el que realizan las mujeres, que hoy sabemos se han potenciado esas cargas para ellas en la reclusión de sus casas.

Este contenido fue publicado originalmente en: Link