Opinión

Fox Sports no tiene comprador y Disney está feliz

El 11 de marzo se cumplen dos años de que el Instituto Federal de Telecomunicaciones (IFT) aprobó con condiciones la concentración de The Walt Disney y Twenty-First Century Fox por 71 mil 300 millones de dólares. Una de las condiciones para autorizar la operación fue ordenar a Disney la desincorporación de Fox Sports en un plazo de seis meses, prorrogable por una única ocasión, lo cual no ha ocurrido.

El IFT identificó que la fusión Disney-Fox daría lugar a una concentración de 70-80% de audiencia en la provisión de señales y licencias de contenidos deportivos para los sistemas de televisión de paga y plataformas de streaming.

Disney es propietaria de los contenidos deportivos de ESPN. Al comprar Twenty-First Century Fox adquirió las señales de Fox Sports. ESPN-Fox Sports juntas acaparan el mercado de señales deportivas y, con ello, la posibilidad de imponer condiciones y precios a sus clientes: los sistemas de TV de paga y plataformas Over the Top. Para resolver el problema de competencia, el IFT ordenó una medida estructural: que Disney venda Fox Sports, pero en dos años no ha encontrado comprador.

Según el regulador, la fusión ESPN-Fox Sports resultaría en una empresa con la capacidad unilateral de afectar la oferta o los precios para los proveedores de televisión de paga, sin que dichos efectos puedan ser contrarrestados por otros competidores. La concentración tendría la capacidad de negar la provisión y licenciamiento de los canales ESPN y Fox Sports; podría aumentar el precio de dichas señales; tendría mayor cantidad de contenidos audiovisuales deportivos e incrementaría su capacidad para adquirir derechos de transmisión nacionales e internacionales.

Además de los beneficios por ventas de licencias de transmisión a los sistemas de TV de paga, ESPN-Fox Sports reciben ingresos por la venta de espacios para mensajes publicitarios. Cuando se anunció la operación, ambas empresas tenían 24 contratos con equipos de la Liga MX de fútbol.

Los contenidos audiovisuales deportivos se producen a partir de eventos que no son replicables y permiten diferenciarse entre sí. Disney-Fox competían por obtener los derechos de transmisión sobre eventos deportivos nacionales e internacionales para producir programas, licenciar derechos o señales a los proveedores de cable, satélite y plataformas. La Encuesta Nacional de Consumo de Contenidos Audiovisuales 2019 del IFT revela que ESPN-Fox Sports juntos (operados por Disney) tienen 22% de audiencia, colocándose dentro de los tres canales exclusivos más vistos en TV de paga.

Te puede interesar:  Bodas, reactivación y Pablo Galván

Principalmente Grupo Televisa, pero también Megacable, Dish, TotalPlay (cada operador con 65, 16, 11 y 6.4% de participación de mercado en TV restringida, respectivamente) y las plataformas temen que al desaparecer la competencia directa entre Disney y Fox, ejerzan prácticas anticompetitivas, nieguen contenidos o impongan precios más altos a la programación de deportes por TV de paga.

En Estados Unidos una Corte de Distrito Sur de Nueva York condicionó la fusión Disney-Fox a la venta de 22 redes regionales de deportes de Twenty-First Century Fox, las cuales fueron adquiridas el 26 de abril de 2019 por Sinclair Broadcast Group por 10 mil millones de dólares.

En Europa la principal preocupación de competencia se focalizó en los llamados contenidos fácticos y ordenó la desincorporación de canales de historia.

La autoridad de competencia de Brasil identificó riesgos en la programación de canales deportivos básicos para TV de paga y ordenó, unos días antes que el IFT, la venta de Fox Sports.

En México los contenidos deportivos con mayor audiencia corresponden al fútbol soccer y, en menor medida, al béisbol. Los principales contenidos deportivos internacionales son transmitidos en los sistemas de TV de paga y a veces en TV abierta. Corresponden a la NFL, MLB, NBA, UEFA, Bundesliga, Concacaf, Liga de Campeones, Copa Libertadores, Fórmula 1 o Liga española. ESPN-Fox Sports tienen los derechos de esas federaciones y ligas. 

El 30 de octubre de 2019 el Pleno del IFT aprobó la solicitud de prórroga de Disney del periodo de desincorporación de Fox Sports. El primer lapso de 6 meses comprendió del 1 de mayo al 1 de noviembre de 2019. Con la prórroga, el periodo de desincorporación se extendió al 1 de mayo de 2020, pero se atravesó la pandemia.

El IFT otorgó una suspensión de tres meses del plazo para desincorporación del 19 de marzo al 19 de junio de 2020. El periodo se reinició el 20 de junio de 2020 y concluyó el 3 de agosto. Pero la pandemia continuó y Fox Sports no se ha vendido.

Te puede interesar:  Bodas, reactivación y Pablo Galván

Aquí viene el detalle. El IFT determinó que la suspensión era conducente por la “notoria imposibilidad de Disney y Fox, en este momento [de pandemia] de continuar en su totalidad con el proceso de desincorporación, sin que ello sea resultado de un hecho o acto atribuible a las mismas, pues se deriva de la situación ocasionada por la pandemia por Covid-19”.

El regulador aclaró que, “en caso de que, fenecido el lapso de 3 meses de suspensión, subsista el hecho o la causa por la cual el Pleno autorizó la suspensión [o sea, la pandemia], Disney podrá solicitar su ampliación”.

En pocas palabras, la venta de Fox Sports va para largo, porque mientras prevalezca la pandemia, Disney podrá solicitar la suspensión de la prórroga y el IFT deberá otorgarla, porque se comprometió a ello. En un voto particular cuando se aprobó la fusión, el comisionado Arturo Robles advirtió que no existía el incentivo para que Disney-Fox hicieran su máximo esfuerzo para lograr la venta de Fox Sports. Tuvo razón.

¿Qué pasa si Fox Sports no se vende dentro de la interminable prórroga? Deberá crearse un fideicomiso con un administrador independiente, un agente de desincorporación y un auditor independiente para liquidar el negocio. Mientras eso ocurre, Disney no puede proveer y licenciar ESPN conjuntamente con Fox Sports ni adquirir o producir en conjunto contenidos deportivos. La pandemia ha resultado una bendición para posponer la venta de Fox Sports, lo que tiene a Disney muy feliz.

*El autor es Presidente de la Asociación Mexicana de Derecho a la Información (Amedi).

Twitter: @beltmondi



Este contenido fue publicado originalmente en: Link

Social Media Auto Publish Powered By : XYZScripts.com