Economía

Centenares de repartidores proautónomos se manifiestan contra la ‘ley rider’ alentados por las plataformas

Centenares de repartidores de plataformas digitales han recorrido este miércoles una docena de ciudades españolas contra la llamada ley rider animados por las empresas de reparto. Las marchas han sido convocadas por asociaciones partidarias de mantener el modelo laboral autónomo para motoristas y ciclistas de aplicaciones de entrega a domicilio, y se producen en la recta final de las negociaciones entre el Gobierno, los sindicatos y la patronal CEOE. Si bien, en la última reunión, celebrada hace tres semanas, ya se alcanzó un preacuerdo en el que las tres partes aceptaron que los repartidores de estas empresas (Glovo, Deliveroo, Uber Eats, Amazon y Stuart) pasen a ser asalariados.

Este martes, a menos de 24 horas del comienzo de las manifestaciones, las empresas, que llevan años defendiendo el modelo laboral autónomo porque les permite utilizar repartidores sin hacerse cargo de sus cotizaciones sociales, recordaron a través de comunicados a sus riders que el miércoles iban a celebrarse estas marchas. “Hola, mañana 3 de marzo en Madrid tendrá lugar una manifestación del colectivo de repartidores”, escribió Glovo a su flota, y anunció un corte del servicio de entregas en la zona de la manifestación durante dos horas. En la misma línea, Uber envió un correo en el que citaba las manifestaciones y detallaba el recorrido que seguirían.

“Las manifestaciones nacen de las plataformas para defender su modelo de trabajo”, denuncian desde UGT, uno de los sindicatos que presiona para que estos riders pasen a ser asalariados, y critican que son las empresas “las que están movilizando a la gente y están utilizando sus estructuras para decir a la gente lo que tiene que hacer”. Desde Glovo desmienten que los mensajes enviados este martes fueran un apoyo a las manifestaciones, sino que es una práctica habitual cuando hay parones del tráfico en las ciudades, y citan ocasiones anteriores en las que mandaron estas alertas, como en las protestas de Barcelona tras la detención de Pablo Hasél o el temporal Filomena.

Te puede interesar:  El precio que Bukele está dispuesto a pagar por ‘bitcoinizar’ El Salvador

Más evidente fue el comunicado de Stuart –una empresa de reparto de paquetes que opera en Madrid y Barcelona–, en el que alienta a salir a las calles a sus colaboradores: “El equipo de Stuart quiere trasladar un mensaje de apoyo a los repartidores autónomos que desean manifestarse este miércoles (…). Además, deseamos informar de que Stuart comparte las motivaciones que han llevado a la convocatoria”, se lee en el correo electrónico.

No es la primera vez que estas plataformas animan a sus plantillas a salir a las calles para presionar al Gobierno. En noviembre la dirección de Glovo hizo un llamamiento en una reunión interna con sus repartidores para que se hiciesen “notar” ante el Ejecutivo, poco después de que se iniciasen las reuniones entre Trabajo y agentes sociales para dar forma a la llamada ley rider. “Parece que se pueden tomar decisiones sobre lo que es mejor para los repartidores sin consultaros. Y esto tenemos que intentar cambiarlo… o tenéis que intentar cambiarlo”, dijo entonces Sacha Michaud, cofundador de Glovo. “Haceros oír va a permitir que las administraciones entiendan que hay muchas personas que quieren seguir haciendo su trabajo como lo hacen actualmente”, añadió el encargado de políticas de Glovo, Miguel Ferrer.

Te puede interesar:  CD Projekt, de referente digital polaco a estar contra las cuerdas

Desde la Asociación Profesional de Riders Autónomos (APRA) y Repartidores Unidos, los convocantes de las manifestaciones –a las que han asistido unas 2.000 personas en toda España según los organizadores– han pedido este miércoles que la normativa permita “ser autónomo si el repartidor así lo prefiere por razones económicas, de flexibilidad o de conciliación”, según ha explicado en un comunicado el portavoz de Repartidores Unidos, Gustavo Gaviria, en declaraciones recogidas por EFE. Por su parte, el presidente de APRA, Jordi Mateo, cree que “no es posible avanzar” si negociando hay “unos sindicatos que no tienen representantes en el colectivo de repartidores, una patronal que solo escucha a las empresas y un Gobierno que pasa de los trabajadores”.

La ministra de Trabajo, Yolanda Díaz, ya se contestó este martes por la noche en Televisión Española a las exigencias de las asociaciones proautónomos: “La doctrina de los tribunales españoles dice que uno no elige la naturaleza jurídica de la relación laboral, como ha dicho el Tribunal Supremo (…). Esto no se elige, uno es autónomo o asalariado en función de unos requisitos”.

Este contenido fue publicado originalmente en: Link