Economía

Alta ejecutiva de Nike renuncia luego de que fuera vinculada con negocio de reventa de zapatillas de la firma

Con base en sus estatutos, Nike no permite que sus empleados participen en la reventa de sus productos

Alta ejecutiva de Nike renuncia luego de que fuera vinculada con negocio de reventa de zapatillas de la firma
Un portavoz de Nike le dijo a Bloomberg que Ann había revelado información sobre el negocio a su empleador en 2018 y que «no hubo violación de la política de la empresa».
Foto:
Naveen Prajapat / Warner Bros.
 

Ann Hebert, ejecutiva de Nike, quien se desempeñaba como vicepresidenta y gerente general para América del Norte, dejó la compañía debido a que hace unos días se publicó que su hijo, Joe Hebert usó una tarjeta de crédito a nombre de su madre para comprar tenis para su empresa de reventa.

Luego de darse a conocer lo sucedido, la compañía fundada en Oregon, por medio de un comunicado anunció que Herbert decidió dejar Nike, “de manera efectiva e inmediata”.

En el comunicado de la compañía, se señala que la firma está agradecida por los 25 años de servicio que Ann Herbert dio a Nike, asegurando que le desean lo mejor para sus proyectos futuros.

El texto agrega que, mientras encuentran a alguien para ocupar el puesto de Ann, Nike tendrá una “estrecha colaboración con el equipo de liderazgo de América del Norte a medida que continuamos brindando lo mejor a nuestros clientes”.

Te puede interesar:  Fitch afirma el riesgo crediticio de Nicaragua en "B-" con perspectiva a estable

Bloomberg Businessweek informó la semana pasada que Joe Hebert usó una tarjeta de crédito a nombre de Ann para comprar tenis que distribuía a través de la empresa West Coast Streetwear.

La investigación señaló que Joe Hebert usó bots para comprar varios pares muy solicitados después de que se lanzaron en línea, gastando más de 132 mil dólares en la tarjeta de crédito para abastecerse de esta edición limitada con el fin de revenderla a un precio más alto.

Cabe señalar que con base en los estatutos de Nike no permite que sus empleados participen en la reventa de sus productos.

Además, un portavoz de Nike le dijo a Bloomberg que Ann había revelado información sobre el negocio a su empleador en 2018 y que “no hubo violación de la política de la empresa”.


Este contenido fue publicado originalmente en: Link