Economía

Los sindicatos piden a El Corte Inglés compensaciones en el ERE por encima de los “límites legales”

Un trabajador limpiando una entrada de una tienda de El Corte  Inglés en Málaga.
Un trabajador limpiando una entrada de una tienda de El Corte Inglés en Málaga.Carlos Álvarez / Getty Images
 

El Corte Inglés ha concretado este sábado a los representantes de los trabajadores de sus planes de reducir la plantilla en una franja que está entre los 3.000 y los 3.500 trabajadores. Al acabar el encuentro telemático, cuatro sindicatos con representación en la empresa (Fasga, CC OO, UGT y Fetico) han emitido un comunicado conjunto en el que advierten que su posición va a ser “contundente buscando unas condiciones de salida de plantilla por encima de los límites legales y con posibilidades de adscripción voluntaria”.

La empresa ha dado pocos detalles más en el encuentro, explican fuentes sindicales, que apuntan que afectaría a los empleados de las marcas El Corte Inglés, Hipercor, Bricor y Outlet y a todos los departamentos (centros comerciales, oficinas y logística). Desde CC OO señalan que la compañía sí les habría explicado que la decisión no se debe a las consecuencias de la pandemia sino a los cambios estructurales que está viviendo el sector -auge del comercio electrónico. No obstante, sí que admiten que coronavirus habría acelerado el proceso.

Las intenciones de la cadena de grandes almacenes de reducir plantilla se conocieron este viernes. El despido colectivo que podría llegar hasta 3.500 trabajadores -en principio se había informado que sería de 3.000- sería el mayor ajuste de empleo de la historia en la empresa. Además, será la primera vez que la empresa recurra a la figura del despido colectivo del Estatuto de los Trabajadores, lo que se llama comúnmente ERE, ya que en procesos anteriores se optaba por otras vías legales. El Corte Inglés tiene en la actualidad 63.000 empleados, por los que esta medida afecta al 5% de ellos.

Te puede interesar:  El Gobierno estudia adelantar los viajes del Imserso a junio

En la reunión, la empresa se habría comprometido a constituir la comisión negociadora la semana que viene, momento a partir del cual se abre el llamado periodo de consultas que no debería superar los 30 días, según el Estatuto de los Trabajadores. Los representantes de la empresa también habrían asumido, siempre según el comunicado de los sindicatos, que se van a buscar que las salidas de trabajadores sean voluntarias y con “buenas condiciones económicas”. El equipo negociador de la plantilla estará integrado por miembros de Fasga, Fetico, CC OO y UGT. No entrarían los pertenecientes a ELA, LAB y Sindicalistas de Base por su escasa representatividad en la empresa.

La reclamación sindical de que “las condiciones de salida” estén “por encima de límites legales” se traduce en una reclamación de que las indemnizaciones estén por encima de los 20 días por año trabajado que marca la ley en el caso de los despidos justificados o de los 33 días si estos no lo están. Fuentes sindicales apuntan que su intención es pedir inicialmente compensaciones por encima de la última cifra, pero que en sus reclamaciones también influirá cómo la empresa determine los tramos de edad de los afectados.

Te puede interesar:  Inflación más alta en B.C y Zacatecas

En el anterior ajuste, la compañía rescindió el contrato de 1.340 empleados entre los que tenían más de 58 años, no obstante, las solicitudes para salir voluntariamente de la empresa superaron las 2.000. Las condiciones ofrecidas entonces para quienes se acogieran al plan pasaban por que los afectados percibirían el 70% del sueldo neto hasta cumplir los 63 años. Las mismas fuentes sindicales creen que en esta ocasión también habrá suficientes voluntarios para salir de la empresa.

La pandemia ha castigado las cuentas de El Corte Inglés, como las de las gran mayoría de empresas. Esto le llevó a perder 510 millones de euros en lo más duro de las restricciones, entre marzo y mayo del año pasado, cuando solo sus supermercados salieron indemnes de los cierres. No obstante, esto obedece a una situación coyuntural a la que hay que sumar el cambio en las costumbres y demandas de los clientes, cada vez más volcados en el comercio electrónico. Esto, probablemente, se traduce en cambios en la estructura de las plantillas de empresas como las de la cadena de grandes superficies: menos personal en las tiendas y más en los almacenes y en la logística para la distribución.

Este contenido fue publicado originalmente en: Link

Social Media Auto Publish Powered By : XYZScripts.com