Economía

Economía se recuperará a ritmo moderado y bajo entorno incierto, anticipa el Banxico


 

La mayoría de los miembros de la Junta de Gobierno del Banco de México considera que la recuperación económica se dará a un ritmo moderado, dentro de un entorno incierto y con riesgos a la baja. Así lo muestran las minutas correspondientes a la primera reunión del año, realizada el 11 de febrero.

En aquel encuentro, donde el cuerpo colegiado decidió de manera unánime un recorte de 25 puntos base, un miembro explicó que “tomará tiempo alcanzar el porcentaje de cobertura de vacunación necesario para regresar a la normalidad (…) ante la escasez y problemas logísticos de distribución”. Este evento podría retrasar la recuperación de la actividad, consignó.

Otro enfatizó la importancia de considerar los posibles impactos derivados de la pandemia sobre la planta productiva. Y uno más destacó como riesgo al crecimiento de las afectaciones en el suministro de insumos para la producción, la volatilidad en los mercados financieros, el deterioro en la calidad de la cartera crediticia y los menores ingresos públicos que afecten las perspectivas de riesgo soberano.

Uno de los miembros alertó sobre la posibilidad de registrar de nuevo tasas de crecimiento negativas en el primer trimestre del año por el retorno a semáforo rojo en varias entidades federativas, resaltó que “aún en un escenario optimista de crecimiento de 6% al cierre del 2021, el PIB se ubicaría 3% debajo del nivel del 2019.

Te puede interesar:  Australia invierte más en hidrógeno entre críticas a su postura climática

Unanimidad acotada

Tras la lectura de la minuta se puede ver que pese a la unanimidad en la decisión de romper la pausa en el ciclo expansivo, al menos tres de los miembros de la Junta reconocieron que “la política monetaria no es el instrumento ideal para impulsar la recuperación”.

“Un miembro argumentó que deben reconocerse los límites de la política monetaria ya que la postura acomodaticia puede ayudar a reactivar la economía, pero por sí sola no basta”.

“El margen de maniobra de la política monetaria para impulsar el consumo es limitado en ausencia de apoyos fiscales que eviten el cierre de empresas, la pérdida de empleos y la consecuente disminución del crédito a hogares y empresas, sobre todo pymes por el incremento en la percepción de riesgo de las instituciones financieras”, argumentó.

“Otro miembro consideró que los beneficios de una postura laxa son cada vez más marginales y que ésta puede traer consecuencias no deseadas para la estabilidad financiera”.

Te puede interesar:  La Bolsa de Tokio no opera hoy por festivo

Y uno más señaló que este mes se presentó una ventana de oportunidad específica que permitió disminuir los costos y que la decisión “no constituye una guía para acciones futuras”.

“(El mismo miembro) opinó que la herramienta más eficaz para facilitar el ajuste ordenado de la economía ante choques reales es apuntalar la confianza del público en las decisiones futuras”.

Inflación con aumento transitorio

Todos mencionaron que podría presentarse un aumento transitorio en la inflación general durante el segundo trimestre.

Lo anterior estaría “asociado a los efectos aritméticos de la reducción en los precios de los energéticos del año pasado”.

Señalaron que se anticipa que la inflación general y la subyacente converjan a 3% en el horizonte en que opera la política monetaria, un lapso que va de 18 a 24 meses, como lo han explicado funcionarios de la Junta de Gobierno del banco central.

La próxima reunión monetaria está programada para el 25 de marzo.

ymorales@eleconomista.com.mx

Este contenido fue publicado originalmente en: Link