Empresas

Boeing sabía que cubiertas de los motores del 777 registraban problemas durante vuelos

Foto: Reuters.

 

Boeing había estado trabajando con la Administración Federal de Aviación (FAA) para reforzar las cubiertas de los motores del 777 durante unos dos años antes del aterrizaje de emergencia en un vuelo de United Airlines el sábado en Denver, informó The Wall Street Journal el jueves.

La información del diario acerca de que Boeing trabajaba en el reforzamiento de las cubiertas protectoras tras registrar problemas similares en otros vuelos, sale a la luz en medio de una investigación de la Junta Nacional de Seguridad del Transporte sobre el incidente.

El Boeing 777 que protagonizó el incidente acababa de despegar de Denver hacia Honolulu (Hawái), con 231 pasajeros y 10 tripulantes, cuando se incendió su motor derecho, lo que obligó a los pilotos a regresar de inmediato al aeropuerto de salida.

Nadie resultó herido y el aparato pudo aterrizar, pero el episodio suscitó dudas sobre el mantenimiento de los aviones.

El martes por la noche, la FAA ordenó la inspección de todos los motores Pratt & Whitney similares al que se rompió.

Te puede interesar:  Industria la automotriz dejará de armar casi 2 millones de autos por desabasto de chips

Los investigadores han atribuido el incidente de Denver a un aspa de ventilador que se desprendió poco después del despegue debido a la fatiga del metal y que, al parecer, atravesó la cubierta del motor.

Tanto Boeing como la FAA evitaron hablar de los esfuerzos para modificar el 777. Estos cambios suelen requerir una evaluación y pruebas importantes.

Boeing está «en constante comunicación con nuestros clientes y con la FAA, y se esfuerza por introducir mejoras de seguridad y rendimiento en toda la flota», dijo un portavoz de Boeing.

«Continuaremos siguiendo las orientaciones de la FAA sobre este tema y todos los asuntos relacionados con la seguridad y el cumplimiento, y seguimos proporcionando actualizaciones a nuestros clientes», añadió.

La FAA dijo que se centró en las inspecciones de las aspas del ventilador en su orden más reciente sobre los motores Pratt & Whitney y en una directiva anterior después de un incidente de 2018 en un 777.

«El rediseño de los componentes del fuselaje y del motor es un proceso complejo. Una de las máximas prioridades hasta la fecha ha sido reducir el riesgo de que las aspas del ventilador fallen y puedan dañar la cubierta», dijo un portavoz de la FAA.

Te puede interesar:  Trabajadoras del sector servicios han sido de las más afectadas por la pandemia: Concanaco Servytur

Este contenido fue publicado originalmente en: Link

Social Media Auto Publish Powered By : XYZScripts.com