Economía

Los accionistas minoritarios de Abengoa presentan sus avales para destituir al consejo

Sede de Palmas Altas de Abengoa, en Sevilla.
Sede de Palmas Altas de Abengoa, en Sevilla.PACO PUENTES / EL PAÍS
 

Clemente Fernández, el candidato a la presidencia de Abengoa en representación de los accionistas minoritarios de la compañía, ha presentado esta mañana los avales del 7,5% del capital social y que se suman al 9% que ya ha comprometido su voto telématico para destituir al actual consejo de la tecnológica en la junta fijada para el próximo 4 de marzo. Lo ha hecho a media mañana acompañado de un notario en el campus de Palmas Altas, la sede de la compañía en Sevilla, y ante la posibilidad de que el juez que debe decidir sobre el concurso de acreedores solicitado el pasado lunes, suspenda esa reunión en la que estaba previsto que Fernández asumiera la presidencia del grupo.

La tecnológica pasa ahora mismo por un momento de parálisis a la espera de que el titular del juzgado de lo Mercantil número 3 de Sevilla, Miguel Ángel Navarro, declare el concurso y adopte medidas cautelares. Entre ellas, está la posiblidad citada de que suspenda la junta de accionistas fijada para la semana que viene y en la que estaba previsto que los accionistas minoritarios, agrupados bajo la sindicatura AbengoaShares, tomaran el control de la matriz.

Te puede interesar:  Greenpeace critica el plan de reconstrucción propuesto por Johnson al G7

Fuentes cercanas a Fernández, antiguo presidente de Amper, afirman que de cara a la próxima junta de accionistas el capital en torno a AbengoaShares representa el 20% del capital frente al 6% que está en manos de los acreedores. Fernández contaría así con los votos suficientes para destituir al actual consejo presidido por Juan Pablo López-Bravo y formado por Margarida de la Riva y Jordi Sarriás. Un día después de que se anunciara por parte de la dirección de la compañía que los acreedores habían rechazado prorrogar los plazos para el tercer rescate de la empresa, con una deuda de 6.000 millones de euros, y que se había solicitado un concurso, Fernández, en nombre de los accionistas minoritarios, criticó duramente la maniobra, alegando que lo lógico hubiera sido que se esperara a la reunión de la semana que viene para tomar esa decisión.

El tercer plan de rescate fracasado contemplaba una financiación de 230 millones de euros con aval del ICO; línea de avales de 300 millones con respaldo del Cesce, una quita del 50% de acreedores financieros y el ofrecimiento del 5% de flujos de caja y fondos por vender activos a los proveedores para aliviar la deuda. La propuesta diluía a los accionistas de la matriz, Abengoa, en un 2,7% de Abenewco1, la filial que concentra todos los activos. Esta decisión contó con la férrea oposición de los minoritarios que exigen un mayor porcentaje en la matriz, hasta el punto de conseguir derrocar en noviembre de 2020 al anterior presidente, Gonzalo Urquijo, muñidor del acuerdo con la banca y acreedores para mantener en pie a la tecnológica.

Te puede interesar:  Argentina necesita detener la fábrica de hacer pobres

A la guerra entre accionistas, se suma la pugna abierta entre las Administraciones a cuenta de la responsabilidad en el hundimiento de la empresa y en su salvación. Desde el Gobierno central se acusa a la Junta de Andalucía de no haber aportado los 20 millones de euros a los que se comprometió para sacar adelante el plan de rescate. El vicepresidente del Ejecutivo andaluz, Juan Marín, contraatacó este miércoles asegurando que ahora la única solución pasa por la SEPI, que en octubre ya inyectó 475 millones para auxiliar a AirEuropa.

Este contenido fue publicado originalmente en: Link