Finanzas Personales

Finanzas en pareja: un aspecto vital para una mejor relación


 

Karla Ochoa y Guillermo Arredondo son pareja desde hace seis años, “no ha sido fácil”, dicen, pero con el tiempo han afianzado su relación. A pesar de que aún no viven juntos ya comparten algunos gastos: sus planes de telefonía móvil, los pagos de cuentas de streaming y hasta hace no mucho, estaban por iniciar la búsqueda de un departamento para comprarlo, sin embargo la pandemia suspendió temporalmente sus planes.

“Son contados los problemas que hemos tenido por el tema del dinero, además de que aún no hacemos un desembolso grande; creo que lo que nos da ventaja es nuestro carácter fuerte y por eso somos bien claros en ese sentido”, comentó Karla.

La vida en pareja conlleva responsabilidades no sólo afectivas, también en la planeación financiera, y es que aunque el tema podría considerarse un tabú, éste también define la confianza que existe en la relación.

Hablar de las finanzas en pareja no quiere decir que se debe vulnerar la independencia de lo que cada uno hace con su dinero, sin embargo sí conlleva a una organización en la que, si se comparten los gastos, se deben establecer acuerdos con el fin de no crear malos entendidos o discusiones por este tema.

De acuerdo con la Procuraduría Federal del Consumidor, (Profeco) de no establecer las reglas del juego, se llevan hábitos destructivos.

“Existen muchos hábitos destructivos en las finanzas, que si se multiplican por dos pueden poner en riesgo el éxito de una pareja: pagar el mínimo en la tarjeta de crédito; gastar todo el ingreso; no pagar servicios básicos; pagar las cuentas fuera de tiempo; no tener un fondo de emergencia o no ahorrar para la jubilación”, refiere.

Para ello agregó que, la mejor forma de dejar esos hábitos consiste en identificar cuánto cuestan en términos de dinero, tiempo y consecuencias negativas.

No todos son iguales

Por otro lado, Silvia y Pablo llevan 27 años de casados en los cuales aseguran que han tenido varios retos como pareja, entre ellos, la planeación financiera.

“Siempre hemos dividido gastos y cuando nos aventuramos a vivir juntos, mejoramos esa práctica, sin embargo durante estos años cometimos errores en los que hacíamos compras por separado que a veces no eran necesarias y hacíamos conciencia hasta que teníamos el ‘agua hasta el cuello’, de deudas”, narró Silvia.

Ello les trajo varias discusiones y en tres ocasiones la necesidad de solicitar un crédito que, dijo, no eran necesarios pues se pudo evitar de haber tenido una organización clara en sus finanzas.

“De esos tres créditos, hubo uno con el que más golpes nos dimos en la pared y sólo así nos sentamos a discutir sobre lo que haríamos para no pasar por una situación así de nuevo y también ya pensando en nuestros hijos sobre qué ejemplo les estábamos dando”, comentó.

No todas las parejas son iguales, eso es un hecho, sin embargo es importante establecer un método para planear sus finanzas. De acuerdo con la plataforma Fintonic, existen dos tipos de organización económica en la pareja: las que suman sus ingresos en una misma cuenta a la que asocian todos sus gastos y las que tienen cuentas totalmente separadas y comparten 50% de los gastos.

Agregó que dentro del segundo grupo hay parejas que deciden que uno asuma todos los gastos comunes y el otro, en cambio, le pagará su parte mes a mes; y otras parejas reparten equitativamente las facturas a pagar.

“Los problemas vienen cuando uno de los dos siente toda la carga económica sobre sus hombros y surgen la primeras tensiones, porque tu pareja tarda en pagar su parte y llegas fatal a fin de mes; o porque en el reparto de facturas te ha tocado la peor parte y te hace sufrir por la enorme losa que te supone ahora y de cara al futuro”, enfatizó Fintonic.

Para mejorar esta situación además de hacer un reparto equitativo, es importante ubicar los gastos recurrentes para hacer una división justa.

“Así podrán detectar fácilmente cuáles son los gastos fijos mensuales que cada uno paga en: súper, luz, Internet, (…) de este modo conocerán exactamente dónde invierten para hacer un reparto equitativo”, añadió.

Si optan por cuentas separadas, es un factor que ayudará distribuir los ingresos.

“Tener cuentas separadas y compartir una para los gastos comunes es otro factor que puede ayudar en la distribución de la responsabilidad financiera en la pareja, y aumentar la intimidad financiera de cada uno”, destacó Fintonic.

En caso de que su estrategia lo permita, piensen no sólo en ahorrar, sino en invertirlo en un instrumento formal como un fondo de inversión.

Este contenido fue publicado originalmente en: Link

Social Media Auto Publish Powered By : XYZScripts.com