Empresas

Becas a fallecidos, otra irregularidad

Becarios fallecidos, empresas fantasma, beneficiarios duplicados de otros programas sociales, apoyo a “servidores de la nación” y a personas que ya trabajaban en el gobierno, además de falta de mecanismos de control son parte de las deficiencias que encontró la Auditoría Superior de la Federación (ASF) en la operación de Jóvenes Construyendo el Futuro.

Las irregularidades identificadas tienen un valor de 66 millones de pesos. De acuerdo con la última entrega de la Cuenta Pública 2019 presentada este fin de semana por la ASF, el programa insignia de la Secretaría del Trabajo y Previsión Social (STPS) en su primer año de operación no garantizó “las mejores condiciones de economía, transparencia, eficiencia, eficacia y honradez al Estado en contravención de la Constitución”.

La entidad fiscalizadora hizo tres auditorías al programa de aprendices, dos de desempeño y una de cumplimiento forense. Encontró problemas desde el registro de los becarios y los centros de capacitación a través de la plataforma digital que habilitó la STPS hasta el seguimiento de los egresados.

Te puede interesar:  Facebook lanza podcasts y salas de audio en vivo similares a las de Clubhouse

Por ejemplo, detectó que 68 beneficiarios recibieron pagos en sus cuentas a pesar de que eran personas fallecidas; 34,549 jóvenes recibieron la beca aunque ya trabajan en alguna dependencia de gobierno o empresa paraestatal; y 47 “servidores de la nación” fueron inscritos en el programa.

“Los sistemas de información, los sistemas de seguimiento y control interno de la entidad fueron insuficientes y representaron un riesgo para el otorgamiento de los apoyos económicos”.

Este contenido fue publicado originalmente en: Link