Economía

Volaris cierra 2020 con ganancias y extiende su dominio sobre los cielos mexicanos

Un avión de Volaris despega del aeropuerto de la Ciudad de México.
Un avión de Volaris despega del aeropuerto de la Ciudad de México.EFE
 

La fiesta de quinceañera de Volaris ha rozado el desastre. A punto de cumplir década y media, la aerolínea ha tenido que navegar el mayor temblor del transporte aéreo en la historia reciente. Fronteras cerradas, playas vacías y viajeros que prefieren quedarse en casa: las aerolíneas han trastabillado y algunas han salvado las rodillas. La lowcost mexicana es una de ellas. Volaris ha aprovechado el retroceso de sus competidores para consolidarse como la mayor de México y ha cerrado los últimos tres meses de 2020 con ganancias, después de dos trimestres en números rojos. Sin embargo, la duración todavía incierta de la crisis pesa sobre su futura expansión.

Las cuentas de la aerolínea, que cotiza en la bolsa mexicana y en la de Nueva York, se han llevado una sacudida. Los ingresos en 2020 cayeron un 36% respecto a 2019 y reportó pérdidas por 4.294 millones de pesos, unos 215 millones de dólares, frente a la ganancia de 2.639 millones del año anterior, según un reporte difundido este jueves por la compañía. Con todo, el cuarto trimestre muestra una mejora importante. La empresa ganó 897 millones de pesos, tras encajar pérdidas de 2.175 millones en el tercer trimestre. “Pese a toda la recuperación que le queda por delante, su estructura financiera ya enseña resultados favorables: un incremento de tarifas y una reducción de gastos”, dice el analista Brian Rodríguez, del Grupo Monex.

Para explicar la resistencia de Volaris al choque, el CEO de la aerolínea, el guatemalteco Enrique Beltranena, apunta a su costo operativo, “uno de los tres más bajos del mundo”, asegura en entrevista con este diario, y a sus orígenes. La lowcost arrancó en 2006 para competir con las empresas de autobuses, no con las aerolíneas. Quiso convencer a los viajeros de que dejar el traqueteo de las carreteras por las turbulencias convenía al bolsillo. Todavía hoy un 40% de sus rutas están pensadas para competir con el sector autobusero, un modelo de “ultra bajo costo” que le ha ayudado a salir relativamente airosa del bache actual.

Te puede interesar:  INE y Procuraduría Fiscal se unen para combatir uso indebido de recursos públicos y delitos fiscales

Con la crisis, la empresa ha cerrado algunas rutas, pero ha abierto 12 nuevas, algunas de ellas a Estados Unidos. “Esas rutas tuvieron un vacío importante en capacidad y, dado nuestros precios y la forma en que comercializamos, van mejor de lo esperado”, dice Beltranena, al frente de la aerolínea desde que esta empezó a operar.

La empresa se hizo en 2020 con un 38% del mercado doméstico por número de pasajeros, un incremento de siete puntos porcentuales respecto a 2019, según cifras preliminares de la Secretaría de Comunicación y Transportes. Ha perdido viajeros, pero en menor porcentaje que sus competidoras. Le siguen, varios pasos por detrás, Aeroméxico y su filial Connect, con un 25% del mercado entre las dos, y VivaAerobús, otra lowcost, con un 24%.

En los vuelos internacionales, Volaris ha tenido una subida parecida, al pasar de transportar el 7% de pasajeros en 2019 al 11%, prácticamente empatada con Aeroméxico, antigua líder indiscutible. Esa penetración puede consolidarse en 2021, dice el analista Brian Rodríguez. “Aeroméxico no ha tenido la capacidad financiera para ejecutar las rutas que antes estimaba. Necesita tener un vuelo más lleno para no resultar perjudicada”, explica.

La expansión de la lowcost se ha dado sobre la espalda de dos competidoras, Aeroméxico e Interjet. La primera está en un proceso de reestructuración financiera y ha mantenido un pulso con los sindicatos para recortar costes. La segunda arrastra un litigio con las autoridades tributarias por una deuda millonaria y ni dispone de crédito suficiente para comprar combustible. De los 319 aviones de fuselaje estrecho, los utilizados en viajes cortos, que operaban en México a finales 2019, la pandemia sacó de funcionamiento alrededor de un tercio, según Beltranena. Volaris ha buscado llenar ese hueco.

Te puede interesar:  El líder de los minoritarios de Abengoa advierte a los trabajadores del posible despiece del grupo

Un 2021 incierto

Pese a las señales positivas, la lowcost no se fía. La decisión de Estados Unidos de obligar a los viajeros a hacerse una prueba PCR y la suspensión de vuelos desde Canadá han complicado el inicio de año y enfriado las expectativas de una recuperación rápida para el sector. Para este primer trimestre, la aerolínea tiene planes “más conservadores”: espera una reducción de la demanda y prevé operar a un 80% de la capacidad de hace un año, tras cerrar 2020 con un modesto incremento anual.

Aun así, la aerolínea cuenta con una bolsa de aire adicional de 164 millones de dólares, recaudados en una operación bursátil en diciembre. Con estos recursos, la empresa busca reforzar la expansión con nuevas rutas en México y Estados Unidos, añadir cuatro aeronaves a la flota y explorar la incorporación de entre 10 y 14 aparatos más. “Creo que vamos a ser la aerolínea con mayor crecimiento en el mercado”, cierra Beltranena.

Este contenido fue publicado originalmente en: Link