Tecnología

Videojuegos, opción para el desarrollo de habilidades laborales de alta demanda

Creatividad, solución de problemas, liderazgo, atención al detalle, buena comunicación y pensamiento crítico son algunas competencias que se pueden formar con el diseño de los videojuegos como capacitación.


Por su aplicación para desarrollar competencias de alta demanda en un mercado laboral que se transforma constantemente, los videojuegos comienzan a posicionarse como una herramienta útil para fomentar habilidades como creatividad, solución de problemas, atención al detalle, trabajo colaborativo y hasta liderazgo.

De acuerdo con el Banco Interamericano de Desarrollo (BID), su potencial de formación de conocimientos y habilidades es un aspecto que hace relevante a los videojuegos para el futuro del trabajo. Bien diseñados, pueden convertirse en una potente herramienta formativa, no solo en una actividad de ocio.

“Los futuros trabajadores, así como los estudiantes que actualmente son alumnos de las escuelas y de la educación terciaria, necesitan estar bien equipados y motivados para capacitarse y especializarse en las ocupaciones menos expuestas a la automatización. Y los videojuegos pueden jugar un rol en este sentido”, destaca el BID en su reporte Los videojuegos no son un juego.

El futuro del trabajo, caracterizado por una evolución acelerada de la tecnología y transformación de los empleos, ha venido acompañado de una serie de competencias que deben tener los trabajadores para adaptarse a los cambios y, más que ver en la automatización de procesos una amenaza, encontrar un área de oportunidades.

¿Cuáles son estas competencias? Las nuevas habilidades dependen mucho del puesto y del nivel de adopción de tecnología, pero hay una serie de competencias, especialmente blandas, que son esenciales para montarse en el tren de la “transformación digital”. Creatividad, solución de problemas, liderazgo, atención al detalle, buena comunicación, pensamiento crítico, entre otras, son competencias cada vez más valoradas por las empresas, porque son habilidades que jamás tendrá un robot.

“Más allá de su potencial para incrementar las capacidades cognitivas y de aprendizaje, los videojuegos también demuestran ser herramientas útiles para desarrollar habilidades blandas, como la creatividad, la solución de problemas, la interacción social, el liderazgo y el trabajo en equipo, habilidades que desempeñan un papel importante para determinar el éxito en la escuela y en el lugar de trabajo, y cada vez más valoradas por los empleadores”, resalta el reporte del BID.

En los medios electrónicos, las personas trabajan a su propio ritmo. “Algo que, en educación, nos ha costado trabajo, la personalización de la formación”, opina Carlos Astengo, profesor del Departamento de Ingeniería y Ciencias del Tec de Monterrey.

Para entender el rol de los videojuegos en el desarrollo de habilidades, hay que considerar que estos productos interactivos son una serie de dinámicas en las que el jugador aprende en cada paso para superar retos o experiencias, explica Jorge Suárez, director general de Amber México.

“Gran parte de la vida la aprendes jugando y repitiendo. La vida sigue siendo como un juego que tiene mecánicas en las que, si repites un patrón o condición, obtienes un resultado. A partir de esa estructura, es como los juegos se pueden convertir en una herramienta de enseñanza”, comenta el especialista.

Te puede interesar:  Vacunación contra COVID-19: las fallas en tecnología, logística e intereses políticos

Videojuegos en el trabajo

Diana Santana, directora general del Centro Internacional de Investigación y Desarrollo del Capital Humano (Ciidech), expone que la capacitación con videojuegos es mucho más económica que la presencial. “La diferencia es abismal”.

Salas de capacitación, servicios de café, traslado de instructores, son algunos elementos que se ahorra una organización al brindar la capacitación a través de videojuegos, expone la directora general del Ciidech, que mantiene una alianza con Binnakle, empresa que ha desarrollado videojuegos para el entrenamiento de trabajadores.

La formación de talento con videojuegos es una industria que ya ha comenzado a ser explorada, compañías como Interjet y Netshoes han implementado este método para capacitar a su personal en áreas como liderazgo, negociación, productividad y atención a clientes.

El Game-Based Learning es enseñanza mediante videojuegos. Gamelearn es una empresa que ha creado capacitaciones basadas en videojuegos y, a través de estos, más de 10,000 trabajadores han desarrollado habilidades blandas.

Imagínate que viajas en un avión a Tailandia para ayudar a damnificados de un tsunami y que la aeronave se desploma, dejando a los sobrevivientes varados en una isla en medio del océano pacífico ¿Qué harías para salir? Esta es parte de la temática de uno de los cuatro videojuegos desarrollados por Gamelearn para trabajar en habilidades blandas.

“Las habilidades blandas más complicadas de desarrollar son autoconfianza, autocontrol, búsqueda de conocimiento y planificación porque en muchas ocasiones las personas no reconocen que tienen un área de oportunidad en esas habilidades. Sin embargo, cuando las personas se capacitan en estas competencias, mejora el ambiente laboral y su entorno personal”, afirma Omar Larriva, gerente de Desarrollo de Negocios de Gamelearn.

Cualquier persona puede aprender con videojuegos, comenta la especialista, el mercado ha posicionado la capacitación como un aspecto formal y que no puede ser divertido, pero no debe ser así. “La gente puede aprender de diferentes maneras”.

Desde la perspectiva de la directora del Ciidech, la capacitación con videojuegos será cada vez más real en el entrenamiento de los trabajadores como una tendencia que llegó para quedarse. “El futuro va hacia allá”

Los juegos también llegan a aplicarse en los procesos de reclutamiento, agrega el director general de Amber México, para saber si las personas están alineadas a los valores de la compañía y conocer cómo reacciona el candidato frente a una situación específica.

Desarrollo de competencias, una realidad

¿Cómo puede un videojuego influir en el desarrollo de estas competencias? Diversos estudios coinciden en que esta actividad que, a simple vista puede ser mero entretenimiento, tiene un impacto positivo en la capacidad de atención, la habilidad de realizar tareas simultáneas, el tiempo de reacción y la velocidad de procesamiento.

Te puede interesar:  Vacunación contra COVID-19: las fallas en tecnología, logística e intereses políticos

Eso no es todo, algunos videojuegos, por ejemplo donde el jugador tiene que disparar, pueden influir en las habilidades espaciales, que ayudan a obtener mejores resultados en áreas STEM (Ciencia, Tecnología, Ingeniería y Matemáticas).

Existen productos, comenta Jorge Suárez, que pueden facilitar el desarrollo de habilidades para negocios. Sin darse cuenta, en un juego, los niños y adolescentes pueden aprender a hacer un balance general y un estado de resultados, conocimientos vinculados a la contabilidad. “Los juegos se pueden ver de diferentes maneras”.

“Si te gusta explorar y tienes un producto con dinámica de disparos, posiblemente no se muestre el mismo interés que el de una persona que le gusta competir. Deberíamos analizar en cada persona y empresa cuál es el perfil que queremos fomentar adentro de nuestras compañías y darles ese tipo de juegos”. Cada juego, agrega el director general de Amber México, está diseñado para una personalidad distinta.

“Existe una evidencia que vincula estos procesos de aprendizaje basados en la experimentación con mejores resultados académicos La perseverancia y la motivación pueden verse asimismo positivamente afectadas, porque en los videojuegos se adquieren recompensas por el esfuerzo de resolver pruebas, avanzar a través de los diferentes niveles, etcétera”, se resalta en el estudio Los videojuegos no son un juego.

Por su parte, Diana Santana agrega que la paciencia, la planificación estratégica, la socialización y el liderazgo, son otras habilidades que se pueden trabajar con esta modalidad. Además, los cursos basados en ambientes virtuales pueden adaptarse a perfiles específicos. “Se han desarrollado híbridos de programas gamificados para desarrollar competencias para vendedores”.

La estructura de un videojuego en muchas ocasiones implica encontrar respuestas o realizar maniobras para avanzar a lo largo del juego. El proceso de experimentación de prueba y error para sobrepasar los obstáculos igual puede afectar la capacidad para resolver los problemas, explica el reporte del BID.

En un ambiente virtual, las personas se enfrentan al juego sin la presión de obtener el mejor resultado, a diferencia de presentar una evaluación. “Sin embargo, en un videojuego en el que no pasó de nivel, regresa y busca esos elementos que le faltaron, pero sin el sentimiento de derrota, más bien desde la óptica de vencer un obstáculo para seguir avanzando”, expone Carlos Astengo, del Tec de Monterrey.

En el desarrollo de competencias, es necesario rescatar elementos del diseño de los videojuegos, que permita a las personas avanzar a su propio ritmo, sin la presión social de que si no pasa de nivel, esto representa un fracaso, concluye el académico.

Este contenido fue publicado originalmente en: Link