Sector Financiero

UIF presenta denuncia por lavado contra una banda de rumanos clonadores

Foto: Shutterstock.

Foto: Shutterstock.

 

Luego del bloqueo masivo de cuentas que la Unidad de Inteligencia Financiera (UIF) anunció hace algunos días, como parte de la Operación Caribe, donde se detectó a una organización criminal, compuesta por ciudadanos rumanos y mexicanos, dedicada a la clonación de tarjetas bancarias y que opera en la zona turística de Cancún, Quintana Roo, esta instancia presentó la denuncia correspondiente por presunto lavado de dinero.

De acuerdo con la UIF, la denuncia se presentó ante la Subprocuraduría de Control Regional, Procedimientos Penales y Amparo de la Fiscalía General de la República y fue contra 15 personas fisicas y 15 morales que presuntamente forman parte de esta banda dedicada a la clonación de tarjetas de crédito y débito.

Según la UIF, se detectó que dicha banda, compuesta por ciudadanos rumanos y mexicanos, operaba con un esquema de empresas fachada que realizaba operaciones en el sistema financiero nacional para lavar sus recursos.

“El esquema de lavado de dinero se estructuró a través de la operación de un grupo de empresas constituidas principalmente por personas de origen rumano ligadas corporativamente con el grupo delictivo denominado ‘La Banda de la Riviera Maya’, las cuales fueron utilizadas para el manejo de los recursos obtenidos ilícitamente derivado de los fraudes cometidos en contra de los usuarios y clientes de la banca mexicana”, detalló la UIF.

Esta instancia, a cargo de Santiago Nieto, añadió que presuntamente una de las personas morales ligada al grupo delictivo, está relacionada con una empresa que celebró contratos con el fin de convertir el dinero ilícito en lícito mediante inversiones en bienes inmuebles.

Te puede interesar:  JPMorgan dejará negocio de banca privada en México y referirá a sus clientes a BBVA

Asimismo, la UIF detectó que dicha organización criminal está relacionada financieramente con otro grupo de empresas que aparentemente forman parte de una misma organización empresarial, dado que presentan identidad en su estructura corporativa y han registrado un comportamiento financiero inusual, como la triangulación de recursos, uso sistemático de efectivo, transferencias internacionales injustificadas a países considerados de alto riesgo para el lavado de dinero.

La UIF también identificó en este grupo de empresas adquisición de bienes de lujo y la dispersión de recursos en juegos de apuesta y sorteos, aunado a un comportamiento fiscal irregular, como es el caso del uso de una sociedad mercantil considerada como empresa facturadora de operaciones simuladas, o facturera, por el Servicio de Administración Tributaria.

Este contenido fue publicado originalmente en: Link